Pie Diabético

En la evolución de la Diabetes no es infrecuente que se presenten complicaciones que afecten a los pies. Entre las alteraciones que se producen en los tejidos es habitual que aparezca pérdida de sensibilidad y de la forma del pie. Todo esto conduce a que pequeños traumatismos repetidos en la planta del pie generen heridas que cicatrizan con dificultad y que pueden llegar a infectarse, afectando a tejidos más profundos e incluso al hueso.

En un porcentaje alto de pacientes se añade una disminución o ausencia de riego sanguíneo por alteración de las arterias que llegan al pie, ensombreciendo el pronóstico de la enfermedad y conduciendo en muchos casos a la amputación de la extremidad.

Una valoración vascular para conocer el estado de perfusión del pie, así como cuidados especializados en el caso de que aparezcan lesiones, son fundamentales para prevenir amputaciones.